Saltar al contenido

Reiki para niños

En la sociedad actual que vivimos es importante comenzar a impartirle a los pequeños la armonía y seguridad necesaria para afrontar los diversos obstáculos que se presentan en este plano que se le ha denominado vida, también para que puedan encontrar dentro de si mismos su propio propósito.

Los niños pueden presentar diversos problemas como déficit de atención e hiperactividad, ansiedad por separación de sus padres, bajo rendimiento escolar, problemas para relacionarse con el medio ambiente que termina por atrofiar las áreas escolares familiares y sociales, etc..

Aplicar sesiones de reiki en niños introvertidos y extrovertidos les permitirá mantener una armonía con el mundo que le rodea. A lo largo de este artículo vamos a explicarte todo lo que necesitas saber acerca de cómo emplear el reiki en niños.

¿A qué edad puede un niño recibir reiki?

Cuando una familia tiene dentro de sus creencias y aplicaciones el reiki, es muy probable que la mujer embarazada inicie sesiones de reiki para conectarse con su criatura, además, así le prepara para el mundo que le viene, elevando su frecuencia.

Neonato

Una vez que el niño nace se aplica en la mayoría de los casos cuando éste se encuentra dormido, recordemos que es una terapia donde se utilizan las manos para canalizar las energías. Si este se encuentra en movimiento es bastante probable que la terapia no consiga ningún efecto.

En el caso del neonato tiene que estar dormido porque no tiene una noción de espacio-tiempo por lo que el maestro o terapia se encuentra manteniendo elevada su frecuencia vibratoria en este caso para el paciente de manera inconsciente.

Desde los 2 años de edad

A esta edad el niño tiene la habilidad de seguir practicando, incluso, se le puede dar el libre albedrío a los 5 años de edad donde puede decidir por si mismo si quiere seguir practicando o no. Si su respuesta es positiva se le irá entrenando en el nivel 1 para que pueda ir instruyéndose e individualmente aumentar su frecuencia vibratoria.

En los niños de esta edad es bastante normal que la terapia sea más dinámica, que puedan mover sus brazos o mantener los ojos abiertos mientras que el terapeuta se encuentra realizando la sesión de reiki. Lo importante en este caso es que el niño desee recibir la terapia.

Adolescencia

En esta edad se trabaja mucho el área de la autoestima y el amor propio. Es normal esta etapa de confusión en la que dudan de ¿Soy realmente querido? ¿Estoy recibiendo la suficiente atención?

También pueden trabajarse lesiones y ayudar en el proceso de cicatrización. Como hemos hablado anteriormente, lo importante es que ésta persona venga con una idea al menos de lo que le sucede. A esta edad el pensamiento lógico comienza a tener un desarrollo y poder verbalizar lo que le ocurre.

¿Cómo se realiza una sesión reiki para niños?

La diferencia de una sesión reiki para adultos a una de niños no tiene mucha diferencia, lo que si cambia es el tiempo de la duración que puede variar entre  20 y 30 minutos.

La simbología previa a utilizar como la hon sha ze sho nen u otros símbolos.

Sin importar la edad del niño se comienza previamente la generación de la energía poniendo los pulgares en la cabeza por un par de minutos. Dependiendo de lo que su intuición (obviando al neonato) esté marcando en ese momento se procederá a mover la energía a otros chacras.

También es aplicado el método de los cuentos, esto con la idea de ir familiarizándose con la terapia y poder llegar a compaginar con ella. En algunos casos la terapia tradicional de reiki puede tornarse aburrida, sobre todo en el caso de niños que tienen trastornos de hiperactividad.

Beneficios del reiki en los niños

  • Ir conociéndose a si mismo: Muchas personas llegan a la etapa adulta preguntándose ¿Quién soy? Terapias como el reiki te ayudan a canalizar quien eres y hacia dónde vas
  • Disminuye el miedo: existe una población de niños que son perceptivos a las sombras, lo cual aumenta que estas aparezcan. El verbatum de los padres suele ser: “Es que no se queda dormido” “No duerme bien por las noches”. Una vez que la terapeuta o maestro le indica que ha nacido con un don que debe aprender a manejar el niño encuentra esa tranquilidad que necesitaba
  • Al tener una armonía interior es mucho más fácil tener relaciones personales saludables con los miembros de la familia y en el colegio. Estos son los círculos primarios que van desarrollando desde edades tempranas
  • La farmacología se ha apoderado completamente de trastornos como: déficit de atención e hiperactividad, impulsividad, autismo, asperger, entre otros. Aunque si bien es importante que estos niños reciban una terapia conductual para aprender conductas apropiadas, la terapia reiki hará que la aparición de los impulsos sea cada vez menos excesiva
  • Aumentar progreso de la recuperación de cirugías y dolores psicosomáticos

En conclusión, lo que resulta de gran importancia es que el niño sea capaz de poder canalizar sus emociones y encontrarles un sentido lógico, ya que la falta de educación emocional y la represión de los traumas es lo que ocasiona grandes problemas en la vida adulta.

¿te ha sido útil?